«El dolor tiene un componente subjetivo, que no significa que no sea real, sino que cada uno lo vivimos de una manera diferente»