El GTSED de Bióetica considera que la sociedad y la clase médica no está informada ni preparada para una Ley de Eutanasia

  • El GTSED de Bióetica de la SED considera que la sociedad y la clase médica no está informada ni preparada para una Ley de Eutanasia.
  • A pesar de ello, alrededor del 80% de la población española está a favor de la aplicación de la eutanasia en enfermos terminales.

El coordinador del GTSED de Bióetica, el Dr. Jaime Boceta, ha ofrecido un taller sobre Eutanasia en el que ha destacado la enorme aceptación de esta práctica en la sociedad española, en el caso de enfermedades incurables. Así, el 80% de la población está a favor de practicar la eutanasia en enfermos terminales, según recalcó Boceta.

Sin embargo, según se desprendió en el coloquio posterior, surgen multitud de enigmas y dudas éticas respecto a la posibilidad de cambio de norma y la aplicación de la eutanasia. ¿Cuándo se considera que una persona puede acceder a la misma? ¿Supondría esta medida una coacción para los más débiles?
El GTSED de Bioética de la SED considera que la sociedad y la clase médica no está informada ni preparada para una Ley de Eutanasia.

Argumentos en el debate a favor y en contra de la eutanasia

Los partidarios de la implementación de una nueva Ley de Eutanasia defienden el derecho a la libertad y a una muerte digna. Asimismo sostienen que aliviaría el dolor y el sufrimiento en el final de los días del paciente terminal.

En el polo opuesto se sitúan aquellos que afirman que la muerte médicamente asistida (MMA) puede deteriorar el bien común con hechos como la coacción y recalcan la precariedad social sin libertad para elegir opciones de aquellos con menos recursos.

En este sentido, Boceta alertó sobre la llamada pendiente resbaladiza; es decir, un exceso de permisividad que permita la aplicación de esta medida  sin haber intentado antes otras opciones.

Conclusiones del taller

Tras escuchar el taller del Dr. Boceta y celebrarse el coloquio posterior, moderado por la Dra. Ana Peiró, se llegaron a las siguientes conclusiones:

  • La sociedad y la clase médica no está informada, ni preparada para una Ley de Eutanasia.
  • Como la Ley de Eutanasia y su aprobación, se ha puesto por delante de una buena gestión de CP, de la ley dependencia y buena asistencia desde las Unidades del Dolor.
  • La sociedad no está informada y la clase médica no ha sido consultada por unos reguladores -los políticos-, que priman la libertad individual frente a otros valores (bien común).
  • El peligro de la alta coacción afectaría a la población vulnerable (ancianos, enfermos crónicos, frecuentación y gasto sanitaria, población exclusión social/ eprimida económicamente).
  • La relevancia de nuestro trabajo como Sociedad ante el abordaje del sufrimiento sin posibilidad de alivio en una sociedad que vive de espalda a la muerte.
  • La necesidad de transmitir un mensaje de esperanza y salud.

 

Pueden ver el taller completo aquí: