El 62 por ciento de los más de ocho millones de personas que sufre dolor crónico en España nunca ha sido derivada a una Unidad o Clínica del Dolor

 

  • Este es uno de los principales resultados del informe ‘El dolor en la enfermedad crónica desde la perspectiva del paciente’, presentado por la Sociedad Española del Dolor y la POP en el Parlamento de Andalucía 

  • Uno de los principales datos del documento indica que solo el 42% de las personas con dolor crónico tiene reconocido algún grado de discapacidad

Sevilla, 10 de diciembre de 2019.- El 62% de las personas que sufre dolor crónico en España nunca ha sido derivada a una Unidad o Clínica del Dolor. Además, entre los que fueron derivados, el 69% tardó más de un año y el 31% tardó más de cinco años en lograrlo. Este es uno de los principales datos del estudio ‘El dolor en la enfermedad crónica desde la perspectiva de los pacientes’, presentado este martes en Sevilla por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) y la Sociedad Española del Dolor (SED).

El acto ha contado con la presencia del presidente de la Sociedad Española del Dolor, el profesor Juan Antonio Micó, y la portavoz de la misma, la Dra. Concha Pérez. Durante su intervención, Micó reivindicó la necesidad de trabajar “mano a mano con los pacientes, no solo en el abordaje de la enfermedad sino también durante todo el proceso de investigación para su tratamiento”.

«El dolor cambia la vida de las personas»

Por su parte, la Dra. Pérez recalcó el impacto que el dolor crónico tiene sobre la vida de quienes lo padecen: «El dolor cambia la vida de las personas, por lo que hacen falta leyes y un cambio importante en la educación para mejorar la dignidad de los pacientes».

El coordinador del Grupo de Opioides de la SED, el Dr. Ignacio Velázquez, participó en la mesa «Discapacidad y género en el dolor», y destacó que en Andalucía hay 1,7 millones de personas que sufren dolor crónico y que, en toda la comunidad hay un total de 22 unidades del dolor. Velázquez es partidario de formar a los médicos de Atención Primaria para crear «líderes en dolor» y propone que todas las unidades de nivel 3 cuenten con un psicólogo entre sus miembros.

Por parte de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes acudió su vicepresidente segundo, Manuel Arellano, quien destacó la necesidad de “tratar a la persona de una manera integral y no por el órgano que tienen afectado”. “Necesitamos nuevos modelos de trabajo, que permitan un sistema equitativo, sostenible y que incorpore al paciente”, ha señalado Arellano. “Se tiene que tener en cuenta el momento vital del paciente, ya que el dolor impacta en todos los ámbitos de la vida, como el laboral, si hablamos de adultos, o el educativo en los niños. Para ello necesitamos equipos multidisciplinares y mayor formación para nuestros profesionales sanitarios”, recalcó.

El paciente, insatisfecho con el tratamiento que recibe para aliviar su dolor

La directora de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, María Gálvez, remarcó la insatisfacción general por parte del paciente respecto al tratamiento que recibe para paliar su dolor, “al que evalúan con un 4 sobre 10”. “Además, únicamente el 14% de las personas que vive con dolor crónico en España recibe tratamiento por parte de un médico especialista en dolor”, ha destacado.

Durante su presentación, la directora de la POP ha indicado que los pacientes piden más información para el manejo del dolor. El 70% de los encuestados reclama más detalles sobre su tratamiento y “solo el 47% de las personas con dolor crónico ha recibido formación o información sobre pautas de hábitos de vida saludables”. Asimismo, el informe refleja que un 25% de las personas encuestadas no está en tratamiento farmacológico.

El informe recoge el impacto que tiene el dolor en el ámbito laboral. Según los datos, solo el 46% de las personas que sufre dolor se encuentra laboralmente activa y el 70% afirma que tiene un menor rendimiento por la falta de concentración causada por el dolor. “La media de bajas por dolor es 26 días superior a la de las personas que no tienen dolor”, ha destacado Gálvez.

Los resultados también señalan que el 74% de las personas encuestadas se siente desde moderadamente hasta muy ansiosa o deprimida. El 71% presenta dificultades para realizar actividades cotidianas, como actividades de ocio o tareas domésticas a causa del dolor crónico que tienen. Además, el 63% de los participantes presenta complicaciones para caminar. Otro dato destacable es que la mayoría de personas con enfermedad crónica (un 53%) no tiene reconocido ningún grado de discapacidad.