En España, el 17% de la población adulta y el 37% de los niños entre 8 y 16 años padece dolor crónico.

Si no se trata apropiadamente el dolor en sus etapas iniciales, el paciente pasará por diferentes fases de deterioro personal. En todo el país no hay ninguna unidad especializada para atender a la población infantil con dolor crónico.