Los españoles pierden de media 17 días laborables al año a causa del dolor

Según el artículo Costes del tratamiento del dolor versus su no tratamiento

Los españoles pierden de media 17 días laborables al año a causa del dolor

El coste económico del dolor crónico en España es de 15.000 millones de euros al año

• Sólo las jornadas no trabajadas a causa de la lumbalgia suponen una pérdida de 162 millones de euros al año
• El 89% de los pacientes de Unidades del Dolor tienen limitada su capacidad de trabajo, lo que supone un gran coste para el Estado, pues la edad media de éstos oscila entre los 48 y los 57 años

Madrid, 14 de diciembre de 2017.- El promedio de días perdidos por dolor en España es de 16,8 al año, según refleja el artículo Costes del tratamiento del dolor versus su no tratamiento. Aproximación a la realidad de Portugal y España, elaborado por el doctor Miguel Ángel Caramés, vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española del Dolor y la doctora Minerva Navarro, del hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín.

A través de este artículo, los doctores han querido demostrar que, si bien en España no se tienen datos concretos y objetivos del coste de las Unidades del Dolor, consideran una evidencia que el tratamiento del dolor, en especial del dolor crónico, resulta más beneficioso desde el punto de vista económico, que su no tratamiento.

Concretamente, los doctores Caramés y Navarro revelan las consecuencias de las dolencias más comunes en España: la lumbalgia es la principal causa del gasto público, pues hasta el 80% de la población la padece en algún momento a lo largo de su vida. Esta enfermedad genera dos millones de consultas al año en Atención Primaria y es la causa más frecuente de incapacidad laboral en adultos menores de 50 años.

Asimismo, el artículo de estos especialistas en dolor analiza el potencial ahorro en tres situaciones diferentes: el tratamiento del dolor agudo, el tratamiento del dolor en el ámbito de los cuidados paliativos y el tratamiento del dolor crónico.

En referencia al tratamiento del dolor agudo, la conclusión es que el potencial ahorro asociado a este tipo de dolor está “sobradamente documentado”, pues la correcta analgesia postoperatoria disminuye numerosas complicaciones cardíacas, las posibilidades de padecer trombosis o tromboembolias pulmonares, neumonías, etc. Desde el punto de vista económico, tratar adecuadamente el dolor agudo produce un elevado ahorro.

El coste del tratamiento del dolor en cuidados paliativos sigue unos patrones similares: su intervención supone un importante ahorro para el sistema sanitario, además de un indudable beneficio para el paciente. Se ha comprobado que los pacientes de cuidados paliativos con un eficaz tratamiento del dolor reducen sus visitas hospitalarias de 25 a 3,5 días (durante el último año de vida), lo que se traduce en un ahorro anual cercano a los 3,5 millones de euros por cada medio millar de pacientes.

Estudios norteamericanos avalan el coste-beneficio del tratamiento del dolor crónico

La revista Journal of Pain publicó en 2008 un estudio de Gatchel y Okifuji que reflejaba que el ahorro durante la vida de una persona ascendía a 132.420 dólares en los casos en los que el paciente había sido tratado del dolor desde un abordaje biopsicosocial, es decir, en Unidades de Tratamiento del Dolor Multidisciplinarias, tomando como referencia a los pacientes tratados del dolor convencionalmente.

Asimismo, estos autores comprobaron que la tasa de retorno al trabajo tras el tratamiento del dolor en las Unidades del Dolor fue del 66%, frente al 27% de pacientes que trataron su dolor de manera convencional.

Aunque todos los estudios norteamericanos evidencian que los centros multidisciplinarios de tratamiento del dolor crónico son beneficiosos desde el punto de vista económico, no existen los mismos datos en nuestro país. En España no existen estudios que indiquen cuánto nos gastamos en tratar el dolor o cuánto cuesta el mantenimiento de las Unidades del Dolor.

A pesar de la falta de información y los pocos datos recopilados por la SED, los doctores concluyen que las Unidades del Dolor sí son beneficiosas desde el punto de vista económico por los siguientes motivos: Consiguen una disminución de gastos tras el cese del “peregrinaje” de los pacientes de un especialista a otro, con el consiguiente consumo económico en pruebas diagnósticas; disminuyen las demandas legales por negligencias médicas; disminuyen las complicaciones por accidentes laborales y consiguen retrasar o evitar cirugías costosas. Asimismo, la atenuación del dolor conlleva la disminución de los costes de la dependencia y las horas de trabajo perdidas.

Sobre la Sociedad Española del Dolor

La Sociedad Española del Dolor (SED) es una asociación profesional, multidisciplinar y sin ánimo de lucro, fundada en junio de 1990 con la intención de promover trabajos científicos sobre los mecanismos y el tratamiento del dolor, sensibilizar a la sociedad sobre esta problemática y fomentar la mejora constante en la valoración y la terapia de los pacientes que sufren dolor. La SED es el capítulo español de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP). En la SED, que cuenta actualmente con más de 1.000 socios, se integran profesionales de distintas especialidades y grados, en su gran mayoría médicos. También forman parte de esta asociación otros profesionales no médicos, como farmacólogos, psicólogos, diplomados de enfermería y fisioterapeutas.

Más información:

Dpto. de Comunicación de la Sociedad Española del Dolor

Clara Gutiérrez

Mail: clara.gutierrez@sedolor.es
Teléfono: 911 729 144

Puede consultar el artículo original aquí:

Puede descargar la nota de prensa aquí: